domingo, 30 de agosto de 2015

2.33

Como dijo Pedro Andreu:
"Quién me abrirá el estómago
que todavía duele
tan a ti en ocasiones"


Aún sigo buscando mar por las ventanas
como si fuera a aparecer en esta cochina ciudad
un poco de luz
para ver si así resistimos otra mañana
un poco de calma
algo que no nos haga necesitar aferrarnos
a cada irresoluta, fría y lisérgica madrugada.

Vuelven a zarpear los cristales de los ojos
todos los cuervos que no fueron capaces
de extirparlos
y yo no sé si abrazarme al hielo
o si dejarme caer
como un
iceberg
más.

"¡Chas!"

23 metros de altura,
23 meses de hospital,
23, jueves, te marchas
2:33, cada vez que te dejas observar

(Intachable témpano de noche
yo tampoco lo puedo olvidar)

Propón a la muchacha del espejo que se marche
aquí no tiene nada que hacer.
Hace mucho que no la quisimos,
tampoco he sido capaz de llegarla a reconocer.

Quizá haga un poco más de frío
Quizá,solo quizá,
la vida que queramos persista y fluya
como tu piel y todos esos ríos
que un día escapan de tu boca
cuando tus ganas y mi ausencia de dudas
chocan en el mismo camino.
Cuando te descubro los ojos
y pienso:

"No eres mío,
pero quédate,
joder,
desde que estás aquí,
sonrío".



- ¡Recuerda! si te gusta lo que has leído, no dudes en suscribirte al blog, escribirme con cualquier asunto que quieras compartir y volver a pasar por aquí. ¡Un abrazo! - 

sábado, 22 de agosto de 2015

Wolfe.

la burbuja psicodélica
mantiene su estado
aunque estés fuera de ella.
Está llena de pájaros
bichos
ciervos muertos

"Ninguno sobrevivió"
Te miro mientras callas,
creo que tienes todos dentro.
la burbuja psicodélica 
mantiene su estado
aunque nadie
nadie
baile en ella.
Cantemos a la lluvia:
Viene para que no
nos duela. 


-

La sensación de frío
al despertar
dentro del pecho.
Lo reconozco: Es mío.
Pero no quiero pensar
que lo merezco.

Huele a tierra húmeda
yo ya he hecho

mi agujero.

Ahora solo queda esperar
a que me beses
tú primero

-

Trepan mis costillas
las hormigas
sienten la cima.

Veo nubes hablar en árabe
niñas que se abrazan
las rodillas.

No sé quién soy,
qué veo,
por qué me besa Alejandra.

Hace frío en este bosque
no pierdas la esperanza.

(escritos en el interior de una tienda de campaña en el frío nocturno de Somo) 

martes, 18 de agosto de 2015

No podéis entrar en Utopía.

Quiero poder desnudarme y no escuchar que soy menos digna por ello.
Correr de la mano de la mujer más bonita de la ciudad por un campo de amapolas agonizantes al ver la nieve caer y no escuchar un comentario etiquetando lo que es o no es natural.
Levantar el puño y gritar rasgando mi garganta que soy libertad.
No, no pueden arrebatarme algo que soy. 
Lo antinatural, señores, es no ser capaz de respetar al que quiere brillar junto a la persona que le hace despegar, y no hay más. 

Quiero bailar en todas las piscinas invisibles hechas por niños de papel y descubrir que si queremos, que si quieren, puede llegarse a hacer:
Una revolución de versos en cada buzón, un silencio sordo anunciando la paz entre líneas intangibles trazadas por déspotas sin escrúpulos y que todos esos que no saben lo que es tener corazón, descubran lo que nos mueve y si quieren, que lo llamen "amor".

Quiero llenarme los dedos de placer, rasgar todos los tabús, jodernos en un ascensor y si nos atrevemos, prender de ilusiones cualquier contenedor. 
Quiero salir corriendo sin pedir perdón. Reconocer que lo que hicimos mal lo hicimos por quienes somos, que en nosotros ya no queda rencor. 
Eh: Nos perdonamos, os perdonamos. 

Os perdonamos por estar ciegos y no creer en las personas. Os perdonamos por todos esos prejuicios que habéis fomentado a este mundo. Os perdonamos por hacer crecer a millones de niños infelices... Bueno, eso creo que no se puede perdonar nunca.
Os perdonamos lo que sea, malditos cabrones, llenos de fobias, de falsa fe, de manipulación. 
Os perdonamos.

Es probable que si nos miráis a los ojos escuchéis un "Soy feliz, mira, se puede vivir una vida plena de manera distinta a la que te ha llenado a ti". 

Y sí, 
solo os pedimos
una cosa:

Largaos bien lejos, 
aquí,
si no os limpiáis el odio de las manos:
No podéis venir.


- ¡Hola! Recuerda, si te gusta lo que has leído, no dudes en suscribirte al blog, escribirme con cualquier asunto que quieras compartir y volver a pasar por aquí. ¡Un abrazo! -